23/06/2022

Los Gestores Administrativos estiman que las empresas pierden una media de 2.580 euros por el tiempo que se tarda en su constitución en España

El ICOGAM, a través de su Observatorio de la Gestión Pública, en colaboración con CEIM, ha llevado a cabo un estudio sobre el tiempo que se tarda en constituir una empresa en España. Para el estudio, además de la experiencia en este tipo de actividad por parte de los Gestores Administrativos, han utilizado los informes Doing Business de 2015 y 2020 y han llevado a cabo una encuesta entre los socios de CEIM para conocer las dificultades que las empresas españolas sufren para constituir su empresa.

Una de las principales conclusiones del estudio es que el informe Doing Business no tiene en cuenta el sistema burocrático español donde no se pueden realizar los trámites necesarios para la constitución de la empresa de forma consecutiva, sino que deben realizarse de forma secuencial; esto es, hasta que no se ha finalizado un trámite no se puede llevar a cabo el siguiente. Si tenemos en cuenta también los tiempos para obtener cita previa tanto con el notario, con el banco y con las diferentes administraciones involucradas, así como los habituales atascos en los registros, “es imposible finalizar el proceso de constitución de una compañía en 12 días”, afirma el presidente del ICOGAM, Fernando Jesús Santiago Ollero.

Según la encuesta llevada a cabo entre los socios de CEIM, el período medio de constituir una empresa es de 84 días. Esta diferencia la justifica el presidente de los Gestores Administrativos en que “en la encuesta han participado empresas de todo tipo, desde empresas de servicios profesionales con procesos simples para su constitución hasta empresas industriales que requieren licencias sanitarias, de industria, o de otro tipo, con períodos más largos de aprobación”.

El estudio también recoge que no se ha procedido, todavía y en general, a digitalizar los trámites para constituir una empresa, si no que se ha procedido a digitalizar la burocracia que hasta ahora existía en papel. “Lo que queremos decir es que se ha cogido el papel y se ha digitalizado, pero el proceso sigue siendo el mismo; lo que hay que hacer es digitalizar el trámite facilitando su realización, haciéndolo más sencillo para el ciudadano”.

En su análisis, el OGP plantea una serie de medidas para tratar de corregir esta situación, facilitando la constitución de compañías en nuestro país. Las medias que se proponen son:


Creación de la figura del habilitado administrativo, sustituto del administrado en todas sus posiciones.

Creación de la dirección electrónica única empresarial, en el momento de constitución de la Sociedad. 

Exigir la implementación efectiva del derecho a no aportar aquella documentación que ya obre en poder de las Administraciones.

Sustituir el principio de tramitación secuencial por la consecutiva (por ejemplo, disponer de la escritura de constitución para solicitar el CIF definitivo)

La ventanilla del profesional no debería ser la misma que la del ciudadano, ya que suele ir más lenta. Poner los temas del profesional detrás de los asuntos del ciudadano retrasa la puesta en marcha de lo negocios.

El colaborador social debería precalificar el expediente. La experiencia de los gestores administrativos demuestra que los expedientes que precalifican reducen notablemente las subsanaciones.

Monitorizar por obligación legal las ineficacias de la Administración (citas previas, retrasos y expedientes rechazados).

Minimizar el tiempo entre realidad y anotación administrativa (dar de alta un trabajador en la seguridad social como ejemplo)

Implementación de la colaboración público-privada en la digitalización de la administración (ejemplo de la DGT).

Hacer posible la Videopersonación. En este terreno el ICOGAM, junto con Firma Profesional, han dado ya el primer paso, estando habilitados por el Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital para la expedición por el sistema de VideoID de certificados digitales cualificados.

En opinión de Fernando Santiago “la administración debería preocuparse más en facilitar los trámites para la constitución de las empresas que en inventar empresas que nacen quebradas, como recoge el proyecto de ley crea y crece, pues constituir una empresa por 1 euro no ayuda ni a hacerlo más rápido ni a que las empresas nazcan con la fortaleza necesaria para su desarrollo”. “Facilitar los trámites, establecer canales de financiación reales para los pequeños y medianos negocios y la constitución de estímulos fiscales y otros incentivos permitirá un mayor crecimiento del tejido productivo”, finaliza Santiago.


VOLVER AL LISTADO
FAVORITO (0)
COMPÁRTELO

PRÓXIMOS EVENTOS

JUE
01 DIC
Fondo tecnológico de apoyo al comercio
16:15 Híbrido (presencial y virtual)
Detalle

SÍGUENOS EN @_CEIM_

NEWSLETTER

Sé el primero en conocer lo que hacemos